Verónica Costa Ramón arteterapeuta Valencia

“Mi formación como diseñadora, maestra y arteterapeuta reúne todas mis inquietudes y me lleva a querer investigar más a fondo sobre el proceso creativo y sobre los beneficios de una práctica como el arte”.

Arteterapeuta en Valencia Verónica Costa Ramón

Verónica Costa Ramón

Guardo un recuerdo de mi infancia, de cuando apenas tenia tres años. Ese recuerdo tiene colores, olores y texturas. Los colores de las pinturas en mis regordetas manos y el olor de la pintura, el papel, el barro y el pegamento. Todo era tan emocionante y placentero.

Recuerdo esa sensación de sorpresa al hundir mi mano en el barro y ver la huella allí marcada. Un cambio a una escuela más tradicional y el paso a Primaria hizo desaparecer todo aquello. Con el tiempo esa energía se fue difuminando poco a poco.

¿Porqué dejamos de dibujar o de expresarnos a través de la plástica cuando somos adultos? ¿Qué se fue perdiendo por el camino?

arteterapeuta valenciaPara muchos la respuesta es: “yo es que no era bueno dibujando”.

Se nos enseña desde bien pequeños que lo que es correcto es no salirse del circulo y además lo hemos de pintar de un color concreto. También que hemos de copiar a los grandes artistas. Imagínate que gran frustración descubrir que no somos Picasso o Van Gogh. Esto sucede en la gran mayoría de las escuelas aunque afortunadamente ya se empiezan a ver proyectos de escuela muy interesantes.

En un sistema educativo en el que tan importante es el resultado, no nos ha de sorprender que la mayoría nos rindamos y abandonemos.

También aprendo en mi día a día en el taller sobre algo tan importante como el acompañamiento.

He experimentado lo que supone enfrentarse a un proyecto nuevo, el “lienzo en blanco” y cómo nuestros miedos y la forma en que nos han acompañado nos ha podido marcar. He vivido la escuela, como alumna y como maestra y me mueve un profundo deseo de cambiar los esquemas de la educación actual, sobre todo en lo referente a la llamada educación artística. Creo en otro tipo de educación y por ello trato de llevar esa filosofía a Alétheia.

Otra de mis pasiones es la música y el sonido. Durante la formación en arteterapia aprendimos sobre todo tipo de artes y sus beneficios. Pude descubrir el poder curativo del sonido, la voz y la música de la mano de grandes maestros como José Manuel Pagán o Anna Subirana. Quise profundizar más y completé la formación junto a Nestor Kornblum y Michele Averard, directores de la Asociación Internacional de Terapia del Sonido.

¿Qué tal un lugar en el que no existe el juicio y en el que no importa el resultado sino el proceso? ¿Y si  lo que descubrimos de nosotros mismos en el camino es lo más importante? ¿Qué tal un lugar en el que permitirnos ser nosotros mismos?

¿TE ACOMPAÑO?